La ciencia revela qué ejercicios te ayudan a perder peso, sin importar tus genes

La genética es un factor para ser obeso pero definitivamente ya no tiene por qué ser un pretexto.

 

 

México es punta de lanza en las listas de sobrepeso a nivel mundial. Nada que nos deba hacer sentir orgulloso y menos cuando descubrimos nuestros hábitos de vida los estamos transmitiendo a los niños. De acuerdo a la UNESCO, 1 de cada 20 niñas y niños menores de 5 años y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad. Esto coloca a México entre los primeros lugares en obesidad infantil a nivel mundial, problema que se presenta más a menudo en los estados del norte y en comunidades urbanas.

Hay muchas personas que culpan a la genética como un factor determinante para no perder peso, pero un nuevo estudio de la Universidad de Taiwan que existen cierto tipo de actividades que te ayudan a controlar la obesidad sin importar los genes.

El estudio indica que trotar (correr de forma más pausada) es la mejor forma de controlar la obesidad, seguida de otros deportes como el ciclismo de montaña, el senderismo, la marcha atlética, ciertas modalidades de baile y el yoga. Estos deportes ayudan a reducir el índice de masa corporal (IMC) en individuos, cuya genética les hace más propensos a tener un peso excesivo.

Pero no se trata de salir a correr despacito un día 5 minutos y luego atascarse de chocotorros viendo la tele. El estudio publicado en la revista PLoS Genetics indica que la constancia es la clave de todo. Se deben practicar de forma regular, mínimo tres veces a la semana durante, al menos, 30 minutos.

Por el contrario, explica Wan-Yu Lin, principal investigador del estudio, actividades como el ciclismo, los estiramientos o la natación no evitan los efectos de tu genética sobre la obesidad ya que se consume menos energía y en el caso de la natación se estimula el apetito.

La investigación se realizó con 18 mil personas de entre 30 y 70 años, que formaban parte de una base de datos china de investigación biomédica, teniendo como indicadores el IMC, perímetro de la cintura y la cadera, porcentaje de grasa corporal y relación entre cintura y cadera.

Aunque el problema de la obesidad es complejo y multifactorial, este nuevo estudio precisa el tipo de actividad física más recomendable para las personas afectadas por esta enfermedad, que supone una de las mayores complicaciones sanitarias en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad causan alrededor de 2,8 millones de muertes al año en el mundo.

 

FUENTE PLoS Genetics

Regresar al blog