Un avión supersónico y silencioso, el último experimento de la NASA


 
 

En 1947, el capitán Chuck Yeager se convirtió en el primer humano que voló más rápido que la velocidad del sonido. Pilotando el avión supersónico X-1, él dejó esta meta en el polvo de la nave, a la cual apodó “Glamorosa Glennis” en honor a su esposa.

Ahora, más de 70 años después, la fuerza aérea de EE UU le ha dado al más reciente avión supersónico su designación experimental de “avión X”, según ha revelado la NASA. La nave —ahora llamada X-59 QueSST— está diseñada para eliminar las ensordecedoras explosiones sónicas que normalmente se asocian con los aviones superrápidos.

La compañía aeroespacial y de defensa Lockheed Martin actualmente construye el X-59 con la NASA. Antes de que se despegue del suelo, la agencia espacial ha hecho pruebas a otro avión que puede superar los estallidos revienta oídos del viaje supersónico. El F/A-18 de la NASA puede producir un sonido sordo y suave cuando carga más allá de la velocidad del sonido. Pero este avión caza readaptado está limitado. Puede crear el ruido sordo bajo solo en un área pequeña. El X-59 tendrá una forma que evitará los estallidos fuertes por completo, informó la NASA.

“Con el X-59, aún tendrás múltiples ondas de choque a causa de las alas en la aeronave que producen la sustentación y del volumen del avión. Pero la forma del avión está diseñada cuidadosamente de manera tal que esas ondas de choque no se combinen”, dijo Ed Haering, un ingeniero aeroespacial de la NASA, en una declaración de la Agencia.

“En vez de tener un sonido fuerte, vas a tener por lo menos dos sonidos suaves, si es que acaso llegas a oírlos”, añadió él.

La NASA publicó un video de un F/A-18 demostrando el clásico estallido sónico de dos golpes que se espera en el vuelo supersónico, antes de girar hacia un ruido sordo más suave.

En noviembre de 2018, los residentes de Galveston, Texas, serán lo bastante afortunados —o desafortunados— de ver el avión F/A-18 surcar a toda velocidad el cielo, informó la NASA. Unos sensores medirán los niveles de sonido en la ciudad isleña y 500 voluntarios reportarán sus impresiones del ruido, si es que oyen algo.

Después de hacer más pruebas y de la aprobación de seguridad, está programado que los pilotos vuelen el X-59 sobre ciertas ciudades para finales de 2022, declaró la agencia espacial. Después de que los investigadores recopilen las respuestas de los lugareños, quedará en manos de los reguladores nacionales y del extranjero decidir las normas para este nuevo tipo de viaje supersónico.

Jaiwon Shin, administrador adjunto de Aeronáutica de la NASA, tiene confianza en que el avión experimental sea un enorme paso adelante para el viaje aéreo. “Tengo confianza en que las contribuciones que el X-59 QueSST hará a nuestro país y el mundo asegurarán su lugar entre los más grandiosos aviones X que la NASA haya hecho volar”, dijo él en una declaración.

La NASA no respondió inmediatamente a un solicitud por sus comentarios.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Regresar al blog